Pinturas rupestres en Aldeaquemada

Posted by on Nov 7, 2017 in Blog | 0 comments

Pinturas rupestres en Aldeaquemada
¿Cómo representaban nuestros antepasados una cabra montesa del mesolítico al neolítico?
Desde las Casas Rurales la Aldeílla, puedes contratar una visita guiada para conocer las pinturas rupestres, declaradas Patrimonio de la Humanidad y descubrir las historias de los pobladores de la zona de hace 10.000 años, desde sus representaciones pictóricas en abrigos rocosos. Toda una experiencia que no olvidarás.
www.laaldeilla.com

Una cabra montesa hispánica y su representación rupestre en un abrigo rocoso de Aldeaquemada (Jaén), Prado del Azogue

 

Dibujo (calcos) de Prado del Azogue. Conjunto II. Grupo I
El Arte Rupestre en las Sierras Giennenses. Patrimonio de la Humanidad. Sierra Morena Oriental.
Manuel Gabriel López Payer- Miguel Soria Lerma y Domingo Zorrilla Lumbreras 2009

Prado del Azogue

Está formado por cuatro figuras zoomorfas de color rojo oscuro con unas características muy especiales. Las dos figuras principales son dos cápridos naturalistas de cuerpos gruesos y muy alargados, con expresión de las cuernas con ramas casi verticales y paralelas, de las orejas y del rabo. La técnica de trazado hace referencia al estilo levantino, observándose el relleno listado, irregular en el inferior y paralelo en el superior.

El cáprido inferior está superpuesto a una figura de cérvido, que debió tener la mitad de longitud, y que se percibe mediante la observación de las extremidades posteriores, situadas bajo el abdomen, así como por los candiles de la cuerna, que tenuemente se distinguen unto a las ramas verticales.

El cáprido superior es más pequeño, aunque presenta características morfológicas similares. Por las manchas situadas bajo su abdomen pudo también haberse repintado sobre otra figura anterior. La cabeza se ejecutó con gran habilidad mediante la convergencia de los finos trazos de la cuerna. Las orejas se realizaron igualmente con el mismo espesor. El trazo rectilíneo que se inserta en la base del cuello pudo representar algún arma clavada. Parte de su cuerpo, concretamente la zona de inserción del cuello con el troco, conserva ostensiblemente el relleno listado paralelo.

Delante del cáprido inferior hay otros dos zoomorfos muy desvaídos, uno de ellos muy atípico y desproporcionado que, a juzgar por los apéndices de la cuerna, pudo tratarse de un cérvido que se ejecutó con fino trazado, con el cuerpo relleno con listado paralelo e irregular y con indicación de tres de las pezuñas. Posee dos flechas clavadas en la zona trasera.

Debajo del zoomorfo anterior hay restos de otro de tamaño medio y muy mal conservado que, a juzgar por los restos de la cuerna situados en la zona posterior de la cabeza pudo tratarse también de un cérvido. Bajo su abdomen sobresale un fino trazo, alargado y arqueado, a modo de flecha o instrumento clavado. La posición de sus extremidades delanteras indica movimiento.

El Grupo 2 está situado en la misma pared, a la izquierda del anterior. Lo integran una serie de finísimos trazos o barras conformas rectilíneas y arqueadas y sin formar figuras definidas. También se aprecian algunos puntos, igualmente de pequeño tamaño. Todos son de color rojo oscuro. A la derecha de estas figuras y a 1 m del suelo y del grupo anterior, se encuentra un cruciforme de color rojo oscuro muy mal conservado. Este grupo es inédito.

 

 

 

El Arte Rupestre en las Sierras Giennenses. Patrimonio de la Humanidad. Sierra Morena Oriental.

Manuel Gabriel López Payer- Miguel Soria Lerma y Domingo Zorrilla Lumbreras 2009

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *